TALLER DE MANTRAS Y SONIDOS

DANZA – CANTO DE MANTRAS – RELAJACIÓN

  • Relajarse y eliminar el estrés
  • Centrarse y equilibrarse
  • Encontrarse con la paz y la serenidad
  • Abrir el corazón
  • Armonizar los centros energéticos
  • Cantar y expresarse desde el alma
  • Conectarse con uno mismo
  • Crear salud
  • Desarrollar la sensibilidad
SANTIAGO MARTINEZ OLIVARES

· Músico-Docente.
· Prof. De expresión   Corporal
· Coordinador de grupos   de Meditación.
· Compositor e   Intérprete de "Caricias   de Paz", CD con música para   Meditación y Relajación.
· Entrenado en Técnicas   de Meditación,   Armonización y Relajación a través de   la   Respiración, la Visualización   Creativa, los   Mantras y el Sonido con   Stella Maris   Maruso (Fundación Salud)

En el TALLER DE MANTRAS Y SONIDOS se integran el movimiento, el canto de mantras y palabras sagradas y la relajación profunda. Están dirigidas a quienes necesitan relajarse y eliminar el estrés, sentirse en armonía, sanarse y abrir el corazón, cantar y expresarse desde el alma (no se requiere ser afinado ni tener experiencia).

Informes e Inscripción 
(15) 6583-8700
mariaelena@visualizaciononline.com



Para saber más...

El baile como danza armonizadora permite que la mente, el cuerpo, las emociones y el espíritu se integren. Moviéndonos conscientemente nos centramos, equilibramos y descargamos las tensiones y preocupaciones.

El canto de mantras y palabras sagradas sincroniza los hemisferios cerebrales. Purifica y armoniza los centros de energía (chakras). Nos eleva y conecta con energías más sutiles, tales como el amor incondicional, la compasión, la aceptación, la tolerancia, la comprensión, la paz, la humildad. Los mantras sintonizan dulcemente con nuestras vibraciones, abriendo las puertas a la propia divinidad.

La relajación profunda libera al cuerpo y la mente de tensiones y estrés. Esto significa crear salud, sobre todo si se ralizan prácticas diarias o con asiduidad. Así como la química del estrés se acumula y almacena en cada una de las células del cuerpo, la relajación y la meditación también pueden instalarse allí, eliminando y reemplazando esa información por una de distensión y calma. De esta manera generamos estados que nos permiten afrontar los problemas y las circunstancias difíciles desde un lugar más sereno, encontrando soluciones acertadas sin reaccionar inapropiadamente.

La meditación es el momento más sanador. Es la posibilidad de encontrarse con la paz, el amor y la sabiduría. Ellas son la expresión pura del Ser, lo que en realidad somos en esencia. La meditación nos permite viajar dentro de nosotros, recorriendo y explorando los rincones aún desconocidos. En contacto con lo más profundo nos abrimos a las experiencias del amor y la compasión, pudiendo soltar odios, resentimientos y rencores. Iluminados por la vibración del amor podremos abrir el corazón, sanándonos y sanando a los demás. Así, nuestra sensibilidad se desarrollará y ampliará llevándonos, paso a paso, a nuestro estado original de inocencia y amorosidad.